A falta de pan, buenos son tordos.

05.10.2017

Hola a todos! En el día de hoy voy a hablaros de algo tan imprescindible como el comer.  Y es que, como es de esperar, en la época romana se comía, y si eras rico y poderoso bastante, y bastante raro por cierto. Por desgracia, y como sigue pasando hoy en día, no era la misma mesa la de los ricos que la de los pobres, ya que era bastante común que los pobres comieran más bien poca carne y sufrieran hambrunas cada dos por tres (sobretodo cuando los poderosos decidían gastarse el dinero en cosas muy útiles como burdeles, construcciones de magnos palacios y demás proyectos imprescindibles)
Antes del imperio, lo normal es que el pueblo romano comiera aquello que le proporcionaba la tierra y el trabajo esclavista, es decir: el cereal, las hortalizas, la leche y los huevos. Es curioso descubrir que su dieta era bastante equilibrada y no solía sobrepasar las 3.000 calorías. Los ricos tomaban mucha leche, carne de cerdo, aceitunas y queso, mientras que los pobres se acostumbraron a las sopas de vino (básicamente pan mojado en vino) y al puls, unas gachas de harina de trigo que salvaron la vida a miles de romanos hambrientos durante casi 300 años. 

También fue la época en la que se empezaron a especiar las carnes con pimienta, miel, ortigas y demás. El vino era un alimento básico en la dieta romana, pero como todavía no se había aprendido a conservarlo adecuadamente, generalmente se servía con especias o aguado para tratar de disimular el sabor. Conozco algunos bares en los que la milenaria costumbre de aguar el vino se sigue llevando a cabo. Entrañable.

 Otro punto importante eran las frutas, y es que los romanos instauraron en seguida lo que hoy se conoce como "Dieta Mediterránea" y eran grandes consumidores de fruta. Especialmente de higos, ya que a parte de ser algo que se conservaba con facilidad, resultaba ser el alimento más dulce que existía en ése momento (recordemos que el azúcar llegó con bastante retraso a Europa, se estaban poniendo finos los del otro lado del charco.)

En fin, la cosa parecía que iba bien pero hay que reconocer que todo el día comiendo aceitunas y leche puede llegar a ser aburrido así que, poco a poco, los gustos de los romanos ricos se fueron refinando hasta llegar a las altas esferas de la demencia. 

Me gustaría recordar que en la casa de un patricio se solía comer cuatro veces al día, a saber: Desayuno, comida, merienda y cena. La cena era la comida más importante del día y acostumbraba a reunir a toda la familia en una sala despejada llena de lechos llamados triclinios, donde todos se tumbaban a disfrutar de cenas cada vez mas exóticas. Si bien es cierto que una cena informal consistía en huevos, puerros, gachas y judías, cuando invitaban a amiguetes la cosa se ponía interesante: Ostras, melón, trufas, carnes variadas y postres refinísimos.

¡Mirad que alegres! ¡Hay más esclavos que comensales!


Pero, ¡bah! Eso no es nada en comparación con lo que les esperaba a los pudientes una vez se instauró el imperio. Aquello ya era harina de otro costal. ¿Qué no os lo creéis? Está bien. 

¿Sabéis qué consideraban como auténticas delicatessen por aquella época? El loro y el flamenco, especialmente sus lenguas, así como los pavos reales y las grullas. De hecho, a los romanos les encantaba todo lo que tenía alas, tenían como una obsesión extraña. También comían faisán, tordos, gansos y pintadas...aunque bueno, eso se sigue comiendo hoy en día. Está documentado que engordaban a los pobres bichos con harina hervida, hidromiel y pan empapado en vino. Olé. 

¿No habéis tenido suficiente? Bien, otra delicatessen eran las ubres y las matrices de las cerdas, así como los perritos lechales...mmm, riquísimo.

No sé exactamente que hay en ese plato, pero muy buen rollo no da, la verdad...


Supongo que uno de los alimentos que más os debe sonar (por el hecho de que se han encontrado ánforas llenas) es el garum. El garum era una especie de salsa hecha con las vísceras fermentadas de pescado que era muy apreciada por las clases pudientes porque le atribuían poderes afrodisíacos. A mí me está dando gustirrinín solo de imaginármelo.

Lo cierto es que su gula no tenía fin. Cuando había buen dinero los romanos servían unos banquetes que no había manera de acabárselo, que me gustaría ver al tío de "Crónicas carnívoras" en una de esas fiestas, se le iba a quitar la sonrisilla de la cara. Por cierto, que si estaban llenos no había problema, se iban al vomitorium (sí, existía) y vuelta a empezar. 

Pero no pasaba nada, la gente del pueblo se conformaba con comer en la calle algo de pan y las morrallas del pescado en salmuera, el maenae. Los altramuces y las algarrobas constituían un delicioso acompañamiento. Muy seco y salado todo, la verdad, no me extraña que bebieran tanto vino. Pero no todo son malas noticias. En un arranque de solidaridad y buen hacer, el emperador Aureliano repartió carne entre la plebe. Era de burro, porque la de buey se reservaba para los VIPS pero bueno, menos daba una piedra.

En general podríamos decir que los manjares consumidos durante el imperio romano se correspondían con sus excentricidades, y es que cuando llevas una vida como la que llevaban los nobles en aquella época, era fácil aburrirse de todo y querer experimentar cosas nuevas pero, por favor, dejen en paz a los bebés perrito!

Por último, me gustaría recomendaros que os fijéis si cerca de vuestra ciudad hacen jornadas relacionadas con el mundo romano, ya que muchas veces existe la posibilidad de hacer un taller de cocina en el que poder comer y experimentar los sabores de aquella época...pero tranquilos! Vuestros estómagos están a salvo de lenguas flamencas y ubres porcinas. 

¿Y vosotros qué? ¿Estáis dispuestos a sentaros a la mesa?


Escucha este capítulo en Ivoox