Ser virgen era lo más

21.09.2017

Hoy no podía perder la oportunidad de hablaros de uno de los cultos religiosos más afianzados en el corazón de los romanos y, en mi opinión, uno de los más bellos. Me refiero al culto a la llama sagrada, al fuego de Vesta.
Vesta, Héstia para los griegos, como seguramente recordaréis de mi post anterior "Los dioses y la madre que los engendró" (y si no es así les invito a que se pasen y se lo lean) era hija de Rea y Cronos, y era la diosa de la arquitectura, de la cocina y del hogar.

Aquí tenéis a Vesta, lo de la izquierda es un cuenco con una llamita...

A simple vista no parece demasiado, pero en realidad para los romanos la figura del hogar era muy importante. Y no sólo me refiero al hogar como el lugar donde la familia romana tenía sus más y sus menos, si no también a lo que va siendo la chimenea. En ella se cocinaba, se realizaban los ritos sagrados y daba calorcito en invierno. Por eso, el fuego era veneradísimo y era importante cuidarlo. 

De ello se encargaban las vírgenes vestales, mujeres seleccionadas para ser las encargadas de vigilar el fuego sagrado de Vesta, que se encontraba en los templos dedicados a la diosa.

Las vírgenes vestales (cuyo equivalente más cercano serían las monjas) rendían culto a la diosa y eran escogidas de entre las más bellas mujeres de la ciudad a la edad de 6 a 10 años. Las niñas debían ser de padres romanos y que tuvieran una perfecta condición física. Se las separaba de su familia, y como a los romanos les encantaba eso de dejar las cosas claras, se las ataba con una cuerda a un árbol como para dejar claro que ya no dependían de la misma. Después se les cortaba el pelo a lo Juana de Arco y empezaban a recibir instrucción.


Generalmente, las vírgenes vestales eran seis y permanecían treinta años en el templo. 10 eran dedicados al aprendizaje, 10 al servicio de la diosa y otros 10 a la instrucción de nuevas candidatas. Cuando terminaban esos treinta años, las vestales eran liberadas de sus servicios y tenían pleno derecho a casarse si les apetecía, pero generalmente permanecían vírgenes en el templo (recordemos que con 30 y pico años, una romana ya era considerada bastante madurita, si es que no tenía un pie en la tumba casi).

Esta señora era vestal...ya os digo que "Clarins" ha hecho milagros...

¿Y a qué se dedicaban? Pues básicamente procuraban que el fuego de la diosa Vesta no se apagara nunca, mantenerlo encendido constantemente. Fin. Seis personas para eso, así hacían las cosas los romanos, y así de bien les iba en realidad. 

Hay que tener en cuenta que si por lo que fuera el fuego de Vesta se apagaba, se montaba un cristo de aquí te espero. Era de muy mal gusto y augurio, implicaba que había que buscar las causas, charlas sobre el tema, expiar el templo y volver a encenderlo con la luz del sol. La vestal que había estado de guardia cuando se apagaba el fuego era azotada. 

Otra obligación de las vestales era permanecer vírgenes y puras durante el tiempo que estuvieran como sacerdotisas. Vesta permaneció virgen siempre, aunque fue bastante cortejada. Castigos para las que les iba la marcha había muchos, cada cuál más cruel y sanguinario. Se empezó por la lapidación, pero un rey posterior, Tarquinio, se inventó un castigo horroroso. Si se sorprendía a una vestal rompiendo sus votos de castidad, lo primero que se hacía era despojarla de la vitta (el velo que la identificaba como sacerdotisa) y todas las insignias religiosas y de prestigio. 

Hasta ahí diréis "Bueno, me parece lógico", pero no señores, estamos hablando de los romanos, nunca era suficiente. Se envolvía a la mujer en un sudario para cadáveres y, transportada en una litera, se paseaba por la ciudad como si se tratara de un entierro normal. Después, una vez en el Campus Sceleratus (como el cementerio de hoy en día), se abriría una cripta con una escalera y se obligaría a la vestal a descender. Allí se la encerraría y se la enterraría viva. También le dejarían pan y agua para prolongar el sufrimiento. Ahí es nada. Sólo hay 22 casos documentados de vírgenes (o no tan vírgenes) vestales juzgadas y castigadas en la historia. No creo que haga falta que os preguntéis porqué. 

Vírgenes vestales, resignadas pero vivas...
Pero en realidad ser vestal molaba bastante. Para empezar eran mujeres completamente independientes y veneradas por todos y cada uno de los ciudadanos romanos. El respeto hacia ellas era indiscutible, y gozaban de privilegios que en aquella época eran casi impensables para una mujer. 

Tenían las mejores plazas en el anfiteatro y en los teatros, eran invitadas a las fiestas de más alto copete de la ciudad y tenían incluso el poder de indultar a un condenado a muerte. Esto era bastante gracioso, en realidad la cosa iba de la siguiente manera: Si una vestal iba caminando por la ciudad y se encontraba por casualidad (eso era muy importante) con un reo camino de la ejecución tenía el poder de indultarlo y perdonarle la vida. Pero tenía que ser por casualidad, nada de encuentros pactados. El templo de Vesta era tan importante para los romanos que documentos muy significativos fueron guardados entre sus muros, entre otros, el testamento del emperador Augusto.

Foro Romano, el templo de la izquierda, el que es como alargadito y tiene esculturas, es el de las vírgenes vestales.

Finalmente la llama de Vesta fue apagada personalmente por el emperador Teodosio cuando decretó como prohibidos los ritos paganos. Así le fue de bien: al cabo de unos años los bárbaros entraron a saco en la península acabando con el Imperio Romano Occidental. 

Y es que no creo que haya nada peor que una Diosa enfadada y con un estado de carencia tan grande.

Escucha este capítulo en iVoox